Novedades. Blog. El poder transformador del perfume

Novedades. Blog. El poder transformador del perfume

Amigas, ya sabemos que el perfume es nuestra carta de presentación allá donde vayamos. Fueron los sumerios, en el año 3500 antes de Cristo los primeros que repararon en la importancia de los aromas. Hoy en día nadie duda del impacto de una fragancia cuando conocemos a alguien por primera vez, y es que los olores refuerzan la personalidad del individuo como un complemento invisible que afecta a los sentidos y a las emociones.

El poder del olfato es tan poderoso que crea asociaciones extremadamente fuertes en nuestra mente capaces de soportar el paso del tiempo. La región olfatoria que está situada en la parte superior de la cavidad nasal conecta con el sistema límbico, el encargado de unir recuerdos, emociones y aromas. Este sistema además esta íntimamente conectado con nuestra memoria a largo plazo. En el momento de inhalar un aroma suceden una serie emociones, sensaciones y recuerdos que hacen que el olor si nos agrada evoque recuerdos y sensaciones positivas en nuestra mente. Si nos desagrada es capaz de trasladarnos a momentos incómodos y experimentar sensaciones de rechazo. Es tal su importancia que su uso es conocido en los negocios como manera eficaz de atraer clientes y fidelizarlos.

El poder de los aromas es tan importante que sabemos, a través de múltiples estudios, que podemos reconocer y memorizar 10.000 aromas distintos. Los estudios indican que el perfume mejora el estado de ánimo y tiene un impacto en la mente como ningún otro producto de belleza. Además las personas que se perfuman tienen un mejor concepto de sí mismas que las que no lo hacen y provocan un efecto positivo en los demás. Asimismo, estos mismos estudios revelan que las personas que destacan socialmente consumen varios perfumes diferentes, y, en cambio, las personas que quieren pasar desapercibidas, utilizan siempre el mismo.

Elegir un buen perfume no es una tarea sencilla. La fijación que experimenta cada aroma depende del ph de tu piel, su nivel de acidez o alcalinidad. Por ello la mejor forma de saber que el perfume que eliges es el adecuado es pedir que te apliquen un poco en el antebrazo y esperar 5 minutos para percibir el aroma. Si el olor que percibes es muy parecido al del frasco entonces es una buena opción para ti.

Las mejores zonas de la piel para aplicar los aromas son la nuca, detrás de las orejas y en los antebrazos. Es importante evitar directamente el cuello ya que si vamos a estar expuesto a los rayos del sol este puede dañar la piel.

Los distintos tipos de piel influyen a la hora de elegir la mejor fragancia. Las pieles blancas tienden a ser secas y hacen que la fragancia dure poco tiempo. Es por ello que necesitan aplicarse el perfume varias veces durante el día. A este tipo de personas les convienen los aromas frescos y estimulantes. En las personas morenas o de cutis graso, los perfumes duran mucho más tiempo en la piel, pues su química interactúa más intensamente con su fragancia. Los perfumes intensos, florales o cítricos son los más recomendables. Sin duda, merece la pena elegir con cuidado la fragancia que queremos llevar ya que los perfumes forman parte de un mundo poderoso con un efecto mágico y transformador.